miércoles, 26 de octubre de 2016

Cómo sobrevivir al JetLag

Mirando un post anterior sobre problemas en los viajes y jet lag, noté que hay varias cosas que me sirvieron en mis viajes, y muchas otras que las he tenido que adaptar a condiciones particulares mías. No todos somos iguales, no todo el mundo se banca pasar una noche sin dormir, no todos se recuperan de la misma manera y con la misma rapidez. Por eso, les voy a comentar mis tips para sobrevivir al cambio de horario.
Para empezar, les comento que soy una persona que desde chica me cuesta conciliar el sueño, me despierto con cualquier ruidito, y encima si me desvelo tipo 4 de la mañana ya no me puedo volver a dormir (bah, me vuelve a agarrar sueño a eso de las 7 am, horario en que me tendría que levantar para ir al trabajo). Esto, en condiciones diarias normales, ya que recuerdo que en mi viaje a Bariloche con mis compañeros de secundario, estaba tan cansada que me dormía en los sillones de la disco incluso con los parlantes retumbando al lado. 
Cuando tengo que hacer un viaje de muchas horas, por ende, cruzar varias zonas horarias, sé que tengo que tomar algunas precauciones. 

-Trato de dormir en el avión lo máximo posible: primero, se me pasa más rápido. Segundo: debo tomar Dramamine para no marearme, el cual me deja medio sedada y ayuda a que esté siempre con esa sensación de sueño constante. Si estoy entretenida, o haciendo alguna excursión (a veces me lo tengo que tomar para viajes largos en vehículos) estoy completamente activa, pero en cuanto me siento un ratito a descansar, empiezo a cabecear. Entonces, de un viaje de 12 hs, me la paso durmiendo 12 hs menos el horario de la comida, y aunque no duermo profundamente porque me es imposible dormir doce horas de un tirón (ruido, luces, turbulencia, adormecimiento en las piernas, etc)... eso es mucho tiempo. Trato de mantenerme despierta las últimas dos horas, que generalmente coinciden con la última comida que te dan, como para no bajar rodando las escaleras del avión de tanto sopor. 
-Tengo en cuenta el horario al que voy a llegar a destino: si llego a la  noche, intento mantenerme despierta en el avión las últimas... 4 horas, como para que después no me cueste tanto dormir en el hotel. Si llego a destino a la mañana o al mediodía, trato de dormir lo más que pueda en el avión. 
-Siestas: suponiendo que llego a destino por la mañana, y tengo el día libre, la idea es aguantar despierta hasta la noche, por lo que si estoy muy cansada, intento dormir una siesta de 1 hora como máximo. No duerman siestas de 3 o 4 horas, se van a levantar abombados y encima a la noche van a estar despiertos como un búho.
-Conciliar el sueño: cada uno sabe qué es lo que tiene que hacer para dormirse rápido. Muchas veces recomiendan apagar las luces, la tv, no escuchar música ni engancharse con la tablet, pero a mí es eso lo que justamente me da sueño cuando ya estoy acostada cómodamente en la cama. Por supuesto si miro la televisión no voy a engancharme con una de Bruce Willis a puro tiroteo, obviamente voy a buscar algo tranqui, si es posible música o algún noticiero medio aburrido... Lo ideal es seguir la rutina que uno normalmente hace en su casa: bañarte, ponerte el pijama, dejar la luz del velador prendida y apagar el resto, tomarte un té, poner el despertador, recostarte.... todo ese preparativo para ir a dormir que hacen hace años en su país, no lo cambien durante el viaje, de esta manera uno ya se predispone a descansar.
-Despertar: la mayoría de las excursiones que planeo salen temprano a la mañana, así que me pongo el despertador temprano. No me cuesta adaptarme a los horarios en el destino, puedo estar medio dormida el primer día, pero luego ya sigo el ritmo y me acomodo (mi problema siempre fue a la vuelta...), aunque igualmente me suele pasar que quizás me despierte antes de que suene el despertador, digamos, una hora u hora y media antes. Si me sucede ésto, me levanto. No trato de forzar el sueño nuevamente, me levanto tranquila, me puedo dar una ducha, me arreglo, chequeo mi mochila o bolso diario, desayuno con tiempo, me conecto a internet para ver si puedo encontrar online a algún familiar o amigo... en fin. Esto ayuda a terminar de adaptar el horario de sueño, ya que seguramente, o por lo menos en mi caso, por la noche estaré un poquito más cansada que el día anterior y me será más fácil quedarme dormida.
-Las comidas: ya desde el primer día, empiezo a comer en los horarios de comida del nuevo país. No salteen comidas, a mí me sucede que no tengo ganas de almorzar porque "hace un par de horas comí en el avión", pero aunque sea me como un snack para iniciar el patrón de comidas que debo seguir por el resto de la estadía. 
-Ciclo luz-oscuridad: estamos acostumbrados a ciclos de 24 hs, y determinadas cantidades de luz y oscuridad. Si encima de cruzar varios husos horarios, tuvieron que cambiar de hemisferio (supongamos que pasaron de invierno a verano) se van a dar cuenta que los días se alargan, que mientras en tu país a las 7 pm ya era de noche resulta que ahora son las 8.30 pm y todavía hay luz natural. Adáptense al horario de reloj, no a la luz, no alarguen ni agreguen demasiadas cosas a su rutina sólo porque todavía es de día. Si son de acostarse a las 10 de la noche y resulta que están de vacaciones en Noruega en verano, se darán cuenta que el sol se pone allí casi a las 11 pm (si es que se pone), por lo cual van a estar bastante desorientados. Traten de armar una rutina para poder conciliar el sueño, cierren todas las cortinas o bajen las persianas de ser posible, cenen a la hora que suelen cenar siempre, prepárense para dormir. 
-Medicación: consulten a su médico si tienen problemas para dormir crónicos y creen que se les va a complicar más en el viaje. Quizás deban adaptar la dosis de la medicación para insomnio que usualmente toman, o de algún relajante. Quizás les receten melatonina como inductor del sueño, a mucha gente le funciona y empieza a tomarla en el avión. A mí el Dramamine me tira abajo bastante, pero si tengo que poner las cosas en la balanza, prefiero andar un poco somnolienta y no mareada y nauseosa (aclaración: jamás uso el dramamine como medicación para dormir, sólo lo utilizo para mis problemas de mareos).
Desafortunadamente uno se da cuenta de las complicaciones del jet lag después de haberlo padecido en un primer viaje, así que si son de pasarla muy mal, para un segundo vuelo consulten previamente al médico a ver de qué manera se puede solucionar o por lo menos apaciguar.
-Bebidas: Recuerden el tema del café, el alcohol, el té.... Tomen café por la mañana pero evítenlo por las noches después de cenar. Si quieren tomar algún té que los ayude a conciliar el sueño, elijan manzanilla, valeriana, pasionaria o pasiflora, tilo, melisa... Yo siempre me llevo un par de saquitos de estos tés (y también un par de boldo).
-Las aplicaciones para jet lag: la verdad que no las pude poner en práctica porque con el tema del dramamine se me desarmaba todo el esquema. Estas Apps ayudan a reestablecer patrones de sueño con cronogramas determinados a partir de los horarios de vuelo y zonas horarias por las que viajan. Me fue imposible poner en práctica las indicaciones. Si alguien lo hizo, por favor, me comenta debajo su experiencia. 
-A la vuelta: la peor parte. Me lleva 4 o 5 días recuperarme totalmente. Siempre me ha tocado llegar a mi país a la noche, por lo cual, luego de 12 horas o más de dormir mal en el avión hay dos posibilidades: o no puedo pegar un ojo en toda la noche y al día siguiente ando como un zombie, o logro dormirme otra vez y al día siguiente de tanto dormir ando como un zombie. De las dos maneras son mínimo 4 días donde sobrevivo con los párpados a medio abrir, mareos y desgano. Eso es el jet lag: una reverenda bosta. En esta instancia, sólo queda esperar y acomodarme lentamente a mi ritmo habitual, ya no hay excursiones, me levanto siempre a la misma hora, empiezo el trabajo, y todo vuelve a la normalidad. En fin, como decimos acá, si te gusta el durazno, bancate la pelusa. 
Viajar es lo mejor que hay, así que hay que aguantarse, no?


lunes, 17 de octubre de 2016

Algunos hacks para viajar mejor

En éste post, les traigo unos hacks que he ido recopilando de varios sitios. Me parecieron los más fáciles, novedosos y útiles. Algunos son más fáciles de poner en práctica que otros, pero vale la pena saberlos.

Ubicar el posavasos sobre tu bebida significa que vas a volver (si es que fuiste al baño o saliste a fumar). Evita que te saquen la bebida o el lugar.

fuente


Si ponés tu teléfono en modo Avión, carga más rápido. Voy a probar...

fuente

Esto me parece un buen tip, tanto para el hogar como para la ducha de un hotel. Ayuda a que el agua no salga del sector ducha (por ende no vas a tener que secar todo el piso del baño después) y evita que se te pegue la cortina de baño al cuerpo (cómo odio que pase ésto).

fuente


Otro para la ducha: me ha pasado de no tener dónde apoyar el shampoo o el jabón líquido cuando me estoy bañando, por lo cual lo tenés que dejar afuera apoyado sobre la bacha, o en el piso. Acá tenés todo a mano.
fuente

Los que manejan probablemente sepan ésto, pero vale la pena recordarlo, especialmente si vas a alquilar un auto en el destino. En las fotos, si ven el cartel que dice "Exit" sobre el cartel más grande, se van a dar cuenta que en el primer caso está apoyado sobre la esquina izquierda, y en el segundo caso sobre la esquina derecha. Según de qué lado esté apoyado, es el lado por donde estará la salida o bajada de la autopista.

fuente



Sólo un simple "paso a paso" para mostrar cómo transformar tu capucha (hoodie) en un porta laptop

fuente

Esto es útil para aquellos hoteles donde debes insertar una tarjeta para habilitar la electricidad. Muchas veces te dan dos tarjetas, a veces sólo te dan una. Puedes poner cualquier tipo de papel/cartón dentro de la ranura para habilitar la electricidad. No lo probé... para la próxima será.

fuente


Si tienes una planchita de pelo a mano, o si tu novia ha llevado una, puedes utilizarla para planchar los cuellos de las camisas, o los puños.

fuente


Si el avión que tomaste no tiene pantalla en el asiento de adelante, o si no funciona....

fuente

En muchos hoteles donde he estado, sólo había sólo un tomacorriente para enchufar todos los aparatos que quería cargar. Recuerden que el tv del hotel, si no es muy antiguo, tiene un puerto USB.

fuente

Si se les arrugó mucho una prenda en la valija, o si la lavaron y les quedó como una pasa de uva (y encima se olvidaron la planchita de pelo) mejor la cuelgan en una percha en el baño mientras se bañan, así el vapor hará el trabajo de planchado por ustedes.

fuente

Este tip es más útil para aquellos a los que les gusta acampar. Un buen sistema de filtro de agua.

fuente

Espero que les haya sido útil. A algunas las voy a poner en práctica en mis próximas vacaciones.


miércoles, 21 de septiembre de 2016

Errores que cometemos en los viajes

Cuando nos vamos de viaje, ya sea planeado o de último momento, intentamos que todo sea perfecto. En muchas ocasiones cometemos errores que nos pueden arruinar un viaje, o por lo menos hacer que la pasemos mal. Aquí va una lista de los errores típicos más comunes que podemos cometer. Todos son evitables, muchas veces los cometemos sabiendo que nos podrían perjudicar pero terminamos dando por hecho que "no va a pasar nada".

No chequear documentación necesaria: error garrafal si los hay, no chequear qué papeles necesitamos para hacer un viaje. Ya sea un visado o el certificado de una vacuna, siempre hay que chequear, incluso si es un país en donde vamos a estar en tránsito y quizás tengamos la remota intención de querer salir del aeropuerto. Fíjense si los visados los pueden tramitar en su país en la embajada o consulado correspondiente, para no estar haciendo filas en el aeropuerto.

No verificar vencimientos: otro error que nos puede arruinar un viaje es no chequear el vencimiento del pasaporte, si aún es válido, o si va a ser válido por los próximos seis meses. Lo mismo va para la visa, para las tarjetas de crédito y para los certificados de vacunas. Es fácil olvidarse cuándo vence una vacuna cuyo certificado dura 10 años, por lo tanto, cuando empecemos a planear un viaje, tengamos en cuenta todo aquello que tenga un vencimiento.

No avisar al banco del viaje: otro error muy común, es no avisar al banco de nuestras tarjetas que vamos a salir del país. Hoy en día, esto se puede hacer online desde el homebanking, simplemente ingresando a la solapa de "Viajes al exterior" y dejando asentado destino y fecha de viaje. Avisen a los bancos de todas las tarjetas que piensen llevar, aunque no tengan la intención de usarlas, en caso de una emergencia o de robo de nuestras pertenencias es mejor tenerlas disponibles. En el caso de uno de los bancos del cual soy clienta, sólo te permite declarar la fecha un mes antes de viajar, por eso, para no olvidarse luego, anoten en su lista de viaje o en su agenda a partir de cuándo pueden hacer ese trámite vía online.
Descárguense la aplicación online de su banco a la tablet o el celular, de esta manera, ante cualquier problema con la tarjeta de su banco, o cualquier consulta que deseen hacer, o incluso ante la pérdida de la tarjeta, van a poder hacer cualquier trámite más rápido.

No llevar reserva de dinero y varias formas de pago: Nunca lleven todo el dinero en un solo lugar de su equipaje. Repártanlo en varios lugares, pueden dejar algo en la caja fuerte del hotel, una parte en la mochila diaria, otra en bolsillos secretos, etc. Si les llegan a robar o llegan a perder el único reservorio de dinero que tenían lo van a lamentar. Esto también nos dice que siempre debemos tener varias formas de pago disponibles: efectivo, tarjetas, vouchers, cheques, y en lo posible, si es que el viaje fue planeado con anticipación, abonen desde el origen (paguen/reserven el hotel desde su país, saquen los pasajes de antemano), esto les evitará viajar con sumas de dinero muy abultadas.

No tener en cuenta las divisas: siempre hay que chequear cuál es la moneda corriente de el o los lugares que van a visitar. Averigüen también si en esos lugares les aceptan dólares o euros, así cambian dinero una sola vez. Muchas veces se comete el error de cambiar divisas al llegar al aeropuerto, luego cambiar a la vuelta si nos ha sobrado dinero, ya que a veces no es tan fácil calcular cuánto vamos a necesitar.
Un ejemplo común son los visados, yo siempre trato de pagarlos en mi país haciendo el trámite en la embajada o consulado correspondiente. Ahorrás tiempo en el aeropuerto y, como lo más probable es que se abone en destino con la moneda de ese país, evitás tener que cambiar dinero en el aeropuerto sólo para ese trámite.

No llevar copias de documentación: un error común es olvidarse de hacer una copia del pasaporte. Si no les gusta llevar papelerío de más, aunque sea ténganlo escaneado en la tablet o el teléfono, lo mismo que las tarjetas de embarque o algún voucher importante.
Lleven una copia de su pasaporte encima... esto que voy a contar puede sonar un poco drástico, negativo y morboso, pero el otro día justamente viendo un capítulo de MayDay Catástrofes aéreas, mi novio comentó que todos los pasajeros deberían llevar alguna documentación entre la ropa, ya que en caso de accidente, tu cuerpo (o lo que quede de él) será fácilmente identificable. Como ya he dicho muchas veces, mi novio tiene terror a volar, razón por la cual siempre viajo sola, pero igualmente no me parece taaaaaaaaaan descabellada la idea. No necesariamente se tiene que caer el avión, pero ponele que te encuentran desmayada por ahí... por lo menos que sepan quien sos y qué idioma hablás (pesimismo MODO ON).

Desconocer tarifas o planes telefónicos: siempre verifiquen los planes que tiene su empresa telefónica. Si no tienen un plan conveniente para el viaje que van a hacer es preferible averiguar si pueden utilizar tarjetas telefónicas prepagas en destino, o directamente conectarse vía online, mails, skype, o cualquier aplicación de chat que consideren que los va a mantener comunicados. Busquen apps útiles y descárguenlas en su laptop o smartphone, los pueden llegar a sacar de un apuro.

Llevar equipaje de más o demasiado equipaje: chequeen siempre el clima del lugar a dónde van, y ahí se darán una idea. No lleven cosas por si acaso, lleven la versión más pequeña o travel size de todo lo que se pueda. No lleven valijas pesadas o grandes, aunque no las lleven muy cargadas, si la valija vacía pesa una tonelada ya irán sobrecargados. Intenten siempre usar una valija permitida para cabina, van a poder llevarla con uds, no van a tener que esperar en la cinta transportadora para recuperarla, no va a haber chance de que se pierda, van a viajar livianos, no pagarán tarifas de sobrepeso de equipaje, y alguna que otra ventaja más.

No llevar ropa apropiada: Mucha gente comete el error de no tener en cuenta qué tipo de ropa necesita. Chequeen el clima del destino, las excursiones que van a realizar, si piensan salir a comer a algún lugar coqueto, si la cultura del país permite determinadas prendas, si van a necesitar un pañuelo para cubrirse la cabeza al entrar a un templo, si van a estar expuestos a la intemperie todo el día, etc.
Jamás lleven ropa a estrenar o calzados nuevos. Si deben comprarse ropa para viajar, úsenla unos días para ver si es cómoda, si no se descose, si no te lastima los pies, si no es muy transparente, etc.

Viajar en temporada alta: si pueden elegir en qué mes tomarse vacaciones, no elijan temporada alta. Van a terminar pagando sobreprecios, se van a encontrar con multitud de turistas por todos lados, no van a encontrar fácilmente hospedaje (o van a pagarlo más caro), van a encontrarse con falta de pasajes, etc.
No necesariamente tienen que reservar en temporada baja, hay temporadas intermedias donde el clima todavía está bueno, los precios son baratos y los lugares accesibles. Averigüen de antemano si las excursiones que quieren realizar se pueden hacer en el momento que van uds.

No reservar alojamiento: a menos que sea un viaje en el que no haya un itinerario planeado, siempre conviene reservar alojamiento desde su país. No es muy cómodo bajarse de un avión y empezar a buscar dónde dormir, por más que tengan una lista de los lugares más económicos, céntricos o cercanos al aeropuerto, si llegan y resulta que no tienen habitaciones disponibles van perder tiempo vagando de hotel en hotel, y probablemente terminen pagando de más sólo para no seguir buscando.

No tener seguro médico: Siempre contrato seguro médico al salir del país. Un error muy común y frecuente es pensar que nada va a pasarnos. Yo entiendo que da bastante bronca tener que gastar dinero en algo que luego probablemente no se use, pero suelo tomarlo como que el simple hecho de contratar un seguro de viaje es garantía de que nada va a pasarme. No necesariamente tienen que tener un accidente grave, tengan en cuenta todas las posibilidades que pueden arruinar un viaje: fiebre, diarrea, dolor estomacal, una herida en un dedo, una alergia, una caída, una torcedura de tobillo, la picadura de un insecto, una pequeña infección, quemaduras del sol... son todas cosas que le pueden pasar a cualquiera en cualquier lugar, no tienen que estar escalando el Everest, ni corriendo en fórmula 1 para que esto pase. Siempre es mejor prevenir.

Conexiones entre vuelos cortas: es muy tedioso y cansador esperar horas en un aeropuerto (díganmelo a mí, 9 horas en el aeropuerto de Qatar a la ida, y 8 a la vuelta), pero creo que es peor perder el vuelo por una conexión muy corta. Mínimo, una hora y media o dos horas de conexión. Muchas veces entiendo que no hay opción, y que a veces llegar demasiado antes o demasiado tarde a un destino implica pagar un día más de alojamiento, lo cual es más dinero, pero si pueden elegir no reserven conexiones muy cortas. Se ahorrarán el disgusto de perder un avión.

No anotar direcciones: mucha gente se olvida, me incluyo, de anotarse la dirección o teléfono del hotel, de las embajadas o consulados, de la aerolínea o de la agencia de viaje donde compraron el paquete. Todas estas direcciones o teléfonos son útiles en caso de una emergencia. Aunque sea llévenlo escrito en algún papelito, o en las notas del celular para mostrarlo a alguien en caso de necesitar ayuda y no entender el idioma. Me pasó en Jordania que los nombres de las calles estaban escritos en árabe, por lo que era imposible leerlo, pronunciarlo o pedir ayuda para encontrar una dirección sin tenerla escrita.

No verificar husos horarios: chequeen siempre las diferentes zonas horarias por donde se van a mover. Los horarios que figuran en las tarjetas de embarque de las diferentes conexiones corresponden a la hora oficial del país o ciudad a donde van a llegar. Ténganlo en cuenta si van a llegar para una reunión de trabajo, para hacer el check in de un hotel, para no perderse una excursión, etc. Es muy fácil perder la noción del tiempo y de los días. Este año en mi viaje a Egipto salí un lunes a la noche de Buenos Aires, llegué el martes a la noche al aeropuerto de Qatar, mi conexión salía a la mañana del miércoles hacia El Cairo, arribé a destino el miércoles a la tarde y mi primer día de excursión era un vuelo interno que partía el jueves a las 3 de la mañana, por lo que si bien estuve casi una semana viajando, para mí todavía era martes...creo que a esa altura ya ni sabía cómo me llamaba. Mi casilla de mail explotaba con los mensajes de mi novio y mi mamá, que pensaban que me había tragado la tierra, y uno a veces comete el error de contar las horas de vuelo pero se olvida de tener en cuenta las horas de más que hay en destino.
Piensen también qué hora es en su país de origen, no vaya a ser que llamen a un amigo para saludarlo a las 3 de la mañana. Yo siempre acomodo mi reloj pulsera de acuerdo al horario del país en donde estoy, y dejo el horario de la  tablet según mi país de origen, así no hay problemas. El celular, si lo usan de despertador, ajústenlo al horario del lugar donde están, parece una cosa obvia, pero se nos suele pasar por alto.







domingo, 21 de agosto de 2016

Empacar de apuro: tips y consejos

Supongamos que nos sale un viaje de un día para el otro y tenemos que armar la valija o la mochila en un par de horas. A continuación, la Guía para no Desesperarse y No olvidar Nada Importante.

En mi caso, la valija está siempre prácticamente armada. Tengo tantas cosas tamaño viaje o versiones de muestras de productos que todo queda dentro del equipaje siempre (además, no tengo mucho lugar para ponerlo más que en la valija de viaje). Lo único que tendría que agregar es ropa interior, algunos snacks, y quizás hacer un cambio de remeras.
Pero hagamos de cuenta que no tenemos valija pre-armada, sino que tenemos que armarla de cero para un viaje de una semana o 10 días. Digamos que sabemos el día que volvemos, y es un destino que tiene algo de excursión o caminatas largas y también un área urbana civilizada. Vamos a suponer también que no es un destino de temperaturas extremas bajas (Noruega en invierno, por ejemplo) sino un otoño o primavera en cualquier otro lugar del mundo (puede hacer calor, puede estar muy fresco, no estamos muy seguros).
Otras consideraciones: vamos a una habitación en hotel/ hostel del cual tenemos hecha la reserva, tenemos pasaporte al día y visados necesarios, las temperaturas del destino oscilan entre 13/15ºC de mínima y 24/26ºC de máxima.

-Documentación: pasaporte, visas, vouchers, direcciones anotadas, mapas, pasajes o tickets de transporte. Hagan copia de pasaporte, si no pueden imprimir una, guarden una archivo en su celu o laptop si es que llevan una.

-Hotel/hostel: generalmente busco en internet, posts, foros o reviews, información sobre lo que me ofrecen. En mi caso observo en las fotos de los viajeros si hay en el baño shampoo, crema y jabón (casi todos los hoteles los dan, pero hay excepciones). Chequeo también si hay pava eléctrica, así no llevo termo, si en el baño se ven toallas limpias (en algunos hostels no las dan). Mirando fotos de las habitaciones pueden ver varias cosas más: enchufes y tomas eléctricas, si hay perchas, si hay secador de pelo, etc

-Tecnología: celular (les va a servir de despertador), laptop, cámara, baterias, cables, cargadores, adaptadores.

-Dinero: aunque ya tengan todo pago, recuerden llevar algo de efectivo, y si llevan tarjetas, recuerden avisar por teléfono o de manera online por homebanking si es que las van a usar fuera del país. Chequeen el último resumen de la tarjeta para ver cuando cierra, cuando vence y el límite que tienen.

Medicación: si toman medicación crónica, es lo primero que deben empacar, sino, algunas ideas son un par de analgésicos, un par de curitas o bandaids, y si son flojitos de vientre, algo para la diarrea.

Ropa: vístanse en capas. Lleven remera, algo de mangas largas liviano, y algún abrigo liviano y que no haga mucho bulto. No lleven un atuendo para cada día. Tengan en cuenta las excursiones (ropa cómoda) y si van a salir a cenar por ahí, alguna blusa linda que no se arrugue. Completen con una pashmina y algún accesorio como collar o aros vistosos. En el caso de las mujeres unas chatitas negras sirven tanto para salir a caminar como para vestirse de noche, y en el caso de los hombres, cualquier calzado negro (en buen estado) sirve tanto para las excursiones como para salir a cenar. Aclaro: no vamos ni a escalar el Everest, ni a una fiesta de gala con el embajador de Bélgica.
Como siempre, utilicen colores neutros (negro, gris, marrones, azules, blanco o beige) y que todo se pueda superponer.
Lleven ojotas, si no hay pileta ni mar, les sirve para descansar los pies en el hotel y para bañarse (no me gusta pisar el piso de la ducha o bañera en otro lado que no sea mi casa).

Ropa interior: 3 calzones y 3 pares de medias van a estar bien. Recuerden que la ropa interior se lava.

Accesorios y toilettries: pensemos lo que usamos en el orden en que lo usamos diariamente. Irnos a otro país no quiere decir que vamos a usar más productos, y suponiendo que el hotel nos provee de jabón y shampoo, nos quedaría llevar el cepillo de dientes, peine (si es que tienen pelo) y desodorante como lo más importante, luego, el resto a su criterio, uds sabrán lo que usan en su rutina diaria y sabrán si es que no pueden vivir sin ello (maquinita de afeitar, aftershave, gel o loción para lavar el rostro, perfume, crema para la cara, desmaquillante).
Para las chicas, algunos protectores diarios, toallitas o tampones. Nunca se sabe.
Protector solar si saben que van a estar expuestos al sol.

Maquillaje: no puedo vivir sin delineador, máscara de pestañas, un bálsamo para labios y un labial. No llevo bases, ni correctores, ni sombras para ojos, ni paletas, ni brochas. Un par de discos de algodón y la crema para la cara me sirven de desmaquillante para quitar la máscara. Obviamente, es cuestión de gustos y de coqueteria todo.

Extras importantes: candado, lapicera, pañuelos de papel, gorrito con visera, lentes de sol, una mochila pequeña para salir, caramelos, algunas bolsitas tipo ziploc para guardar cosas que se puedan derramar o para ir descartando residuos.

 Creo que no me olvido nada importante, cualquier cosa, me lo dejan en los comentarios. Voy a ver si para mi próximo viaje aplico todo esto, y aunque lo prepare con meses de anticipación, intentaré hacer de cuenta que tengo que empacar de apuro lo más rápido posible. Luego les cuento.











lunes, 1 de agosto de 2016

Lo que llevamos "por si acaso"

Tengo como regla al preparar mi equipaje, no llevar todas esas cosas que clasifican como "por las dudas", "por si acaso", "quizás lo necesite", etc
Si hay duda no lo llevo, pero, sin embargo hay muchas cosas que sí suelo llevar aunque no esté 100% segura que voy a utilizarlas. Por qué? porque es mejor prevenir, siempre y cuando no me ocupe mucho espacio.
Aquí van algunos ejemplos:

Medicación/botiquín: descartando la medicación crónica que tenemos que llevar seguro, generalmente suelo empacar analgésicos de venta libre (ibuprofeno, diclofenac), pastilla de carbón, curitas o bandaids, algunos discos de algodón o alcohol en gel. Uno ya sabe cuales son sus achaques y padecimientos normales. A mí, por ejemplo, me suelen dar contracturas en el cuello muy feas, por lo que también me llevo algún miorrelajante, y ni hablar del dramamine para los mareos, pero jamás me voy a llevar un jarabe "por si me agarra tos" o antiácidos cuando jamás en mi vida sufrí de acidez. Te puede pasar cualquier cosa en un viaje, pero tampoco hay que ser pesimista. Si no lo padeciste nunca, no lleves ninguna cura.

Abrigo/capas: aunque sea uno liviano, tipo rompeviento. Hasta en los climas más calurosos suele refrescar por la noche, así que preocúpense más en abrigarse en capas (remera, camiseta mangas largas, campera delgada).
Tengan en cuenta también que para llegar a ese clima cálido deberán viajar por otros climas o soportar temperaturas de avión y aeropuertos. Cuanto más calor hace en destino, más aire acondicionado hay en todos lados.

Ropa interior o medias: si te vas 30 días de vacaciones no es necesario llevar 30 calzones, pero también me parece un extremo llevar sólo dos. Cuatro es mi número ideal, mientras uno se está secando en la habitación, otro lo tengo puesto, uno queda en la valija y en el caso del cuarto, muchas veces me he llevado una muda de ropa interior en la mochila diaria, ya sea porque crucé una cascada y me empapé toda, o porque como saben (y las chicas me van a entender) una cuando está de vacaciones no sabe ni qué día es, por lo cual es fácil olvidarse de las fechas y los períodos.
Con las medias pasa lo mismo, uno o dos pares extra no están de más.

Productos femeninos: típico producto "por las dudas". Toallitas higiénicas y tampones se venden en todo el mundo, excepto en  medio de una excursión en la selva, en el desierto, en la montaña, etc. Acá prefiero ser pesimista y llevar algo de más ya que a nuestras hormonas no les interesa si estamos de vacaciones.

Cubiertos: quién no ha necesitado una cuchara para un yogurth o un cuchillo para cortar un bollo de pan? Yo llevo unos de plástico, chiquitos, de esos para niños. Antes tenía uno tipo Spork pero era complicado usar el tenedor y el cuchillo a la vez. Hoy en día, en mi opinión, lo ideal son unos descartables, de esos que te dan cuando vas a una rotisería, así los desechás por el camino.

Kit de costura: hay unos bien chiquitos que te los regalan en algunos hoteles, sino ármense uno uds con una aguja, un alfiler de gancho y dos bollitos de hilo en caso que se les rompa algún botón, la costura del pantalón, algún bolsillo de la mochila, o el bretel del corpiño. Nunca se sabe.

Tarjetas de memoria y batería: siempre me llevo un par de más para la cámara, tanto de tarjeta de memoria como de batería.

Condones/profilácticos: nunca se sabe. Yo estoy en pareja y a pesar de que viajo sola, no voy con la intención de conocer a nadie, pero no vaya a ser que se me cruce Johnny Depp o David Beckham y me inviten a salir (perdón, mi amor XD)

Dinero: aunque tengan todo pago desde acá, no está de más llevar dinero extra o tarjetas. Yo siempre uso efectivo, pero llevo un par de tarjetas por las dudas. Uno cuando está de vacaciones piensa que tiene todo el plan armado pero resulta que después aparece una excursión nueva, quizás tenemos la posibilidad de quedarnos un par de días extras a conocer otras ciudades, por ahí necesitamos pagar un visado nuevo, o sacar otro boleto de avión. Yo llevo dinero de más con la idea de traerlo de vuelta (o por lo menos eso me obligo a pensar).

Por ahora, esto es lo que se me ocurre como artículos "por las dudas". Si quieren sumar algunos que me haya olvidado, me lo ponen en los comentarios.



fuente



lunes, 25 de julio de 2016

Viandas y snacks para los viajes

Generalmente  cuando viajo, trato de incluir las comidas como para tener todo pago desde acá. El desayuno siempre es gratis, y con el régimen de media pensión suelen incluir también la cena.
Me ha pasado de haber llegado un día a la mañana a destino y el plan de excursiones, digamos el "paquete" propiamente dicho arranca al día siguiente, por lo cual, el primer día que llego al nuevo lugar no tengo incluido ningún régimen de comidas. Por supuesto uno puede optar por pagar el almuerzo o la cena en el hotel, salir a comer afuera, o en caso que no se quiera gastar mucho dinero, llevarse algo de casa.
Acá les paso una lista de todo aquello comestible que es apto para llevar en el equipaje, incluídos snacks para las excursiones o para largas esperas en algún aeropuerto.

Latas de atún o ensaladas de mar:  en mi último viaje me llevé una latita de ensalada de atún de la marca Pennisi. Nunca la había probado, pero la verdad que me gustó bastante. Cabe perfectamente en la valija, el envase se descarta, y la comí un día de esos en que llegamos muy tarde de la excursión, vuelo interno incluído, me quería bañar y acostar temprano y no tenía ganas de cambiarme y bajar al comedor. A veces no tenés ganas de comer de 20 a 21.30hs, pero sabés que quizás cerca de las 23hs te va a dar hambre.
No necesitan un plato para servirlo, lo pueden comer directamente del envase y sí van a necesitar un tenedor o cuchara.


Sopas instantáneas tipo Knorr: Son fáciles de preparar, sólo necesitás una taza de agua caliente y depende si es sopa o caldo, una cuchara. No ocupan mucho lugar en el equipaje y no van a tener inconvenientes en pasarla por el control de equipaje si la llevan en su sobrecito original (no lleven el polvo suelto en una bolsa cualquiera, queda sospechoso).

Otras viandas y conservas: pueden llevarse patés, atún, anchoas, pulpo, pepinillos, maíz, garbanzos, hasta ensaladas de frutas. En algunos casos pueden comerlas solas desde el envase, pero si son de los que van a un hostel, pueden cocinarse un poco de arroz hervido y prepararse una buena ensalada.

Frutos secos: nueces, castañas, almendras, maní, son buenas opciones para picar entre horas. Son fácilmente transportables, tanto en el equipaje como en la mochila diaria cuando salgan a caminar o hagan una excursión.

Snacks salados: No soy de comer muchas cosas saladas, menos cuando estoy acalorada, pero debo confesar que en climas agobiantes después de una caminata de 5 horas una pizca de sal es como un poquito de combustible para el organismo, especialmente si son de sentirse mareados cuando pasan varias horas sin probar bocado. No tiene que ser una bolsa de medio kilo de papas fritas, pero pueden llevarse un paquetito de Saladix, o cualquier galletita salada que les guste, incluso esas tostaditas saladas con sabores varios que hay ahora.

Barritas de cereal: nunca faltan en mi equipaje. Funcionan como combustible de media mañana, de media tarde, como colación antes de la cena, como postre y como merienda. Me encantan las que tienen yogurth. Tienen muchas versiones, light, comunes, energéticas, frutales, con chocolate... Se pegotean un poco si hace mucho calor o si les da el sol en la mochila diaria todo el tiempo, pero te sacan de un apuro.

Galletitas: Las galletitas me las suelo comprar en destino. Me encanta probar galletitas dulces nuevas, así que si tengo la suerte de pasar por un supermercado o por un kiosko, me llevo un par de paquetes pequeños para ir comiendo por el camino.

Golosinas varias: otras opciones son las obleas o los turrones. Adoro los turrones esos de Georgalos, los comunes, esos que hace un par de años te los vendían a 10 por $1 en los trenes y hoy te sale un ojo de la cara cada turrón por la inflación  :-(
Los chocolates son una buena opción, pero a mí me gusta comprarlos en destino para probar algo nuevo (y además, en los freeshop, te venden esos tabletones de medio kilo que me encantan como auto-souvenir!!).
Tengan en cuenta que los chocolates, o cualquier cosa bañada en chocolate se derrite con el calor. Quizás al lugar donde vayan sea fresco o frío, pero en el avión dentro del equipaje la temperatura puede ser otra y ocasionar un enchastre.
Los caramelos son imprescindibles para mí. Suelo llevarme varios repartidos en cartera de mano, valija y mochila diaria, siempre te sacan de un apuro, y sirven para compartir. Lleven algunos bien dulces si son de los que tienen necesidad de azúcar después de un día agotador, y algunos de menta como para refrescar la boca (no vaya a ser que justo en un viaje me invite a salir David Beckham y yo con mal aliento, je je).

Otras opciones que suelo llevar:

-té o café en saquitos. Siempre me llevo algún té de boldo por si algo me cayó mal. En casos de climas fríos, un tecito o cafecito caliente viene genial, y por supuesto, no ocupa lugar en el equipaje.
-sobrecitos de leche en polvo: tanto para mezclar con el té o con el café
-sobrecitos de azúcar: siempre tengo a mano, incluso en mi cartera cuando no estoy de viaje. Me sirven para el mate y es más cómodo que llevar un recipiente con azúcar suelta.
-jugos en polvo: suelo llevar esos estilo Clight Stick, que son chiquitos y es la medida justa para una botellita de 500 ml. Hay días que no tengo ganas de tomar agua sola, así que un jugo de frutas es siempre bienvenido.
-sobrecitos de aderezo: no tienen que comprarlos, pero si van a algún bar y les dan esos sobrecitos de mayonesa, mostaza o ketchup, guárdenlos para un viaje. Me ha pasado de comprar en un supermercado algo de pan y un poco de queso para hacerme un sandwich y desear mucho mucho mucho tener un poquito de mayonesa para untar el pan. Les sirve para la ensalada de arroz con atún que les mencioné arriba también.
-potecitos de mermelada: de esos chiquitos que les dan en los desayunos de los hoteles. Recuerdo que en Turquía me daban unos de frambuesa que estaban mortales, te los comías sin pan de lo buenos que estaban. Para cuando quieren algo dulce "porque sí" vienen bien.
-otra buena opción para llevar en la mochila diaria son frutas. No son recomendables para el equipaje en un viaje muy largo de avión, de hecho no suelen permitir frutas o verduras en el equipaje, pero pueden tomar alguna manzana o banana en el desayuno y llevársela a su habitación o a alguna excursión.
-potecitos de cereal: vieron los que vienen arriba del envase de yogurth, tipo zucaritas, muslix, copitos de choco, etc.

Y para finalizar el post, algunos consejos generales:

-no lleven alimentos que se les puedan deteriorar en el equipaje
-traten de llevar todo en su envase original, no guarden leche en polvo en un tupper o bolsa porque van a ser detenidos en el aeropuerto y les va a ser muy complicado explicar que no es algo ilegal
-si llevan latas, fíjense que tengan el sistema abrefácil, sino, llévense un abrelatas chiquito.
-lleven un juego de cubiertos, aunque sea descartables.
-salvo para el té, el café o la sopa instantánea, donde sólo van a necesitar agua caliente, traten de que no sean alimentos que haya que calentarlos antes de comer (a menos que tengan acceso a una cocina)
-no lleven en el equipaje alimentos que requieran cadena de frío
-verifiquen que no necesitan accesorios como platos, fuentes, o recipientes para comerlos.
-lleven en su equipaje de mano algun paquete de toallitas húmedas, o alguna servilleta, o aunque sea un envase de alcohol en gel para limpiarse luego de comer si lo van a hacer en medio de una excursión
-no lleven alimentos o snacks que les puedan ocasionar pequeños problemas de salud por más ricos que sean (acidez, constipación, diarrea)







lunes, 11 de julio de 2016

Anécdotas de Egipto parte III

Bien, ahora sí, tema excursiones y paseos!!!

Siempre guardo los tickets y entradas de todo el recorrido de los viajes




Las excursiones estuvieron muy bien, visitamos los templos más característicos y monumentos históricos. Lo único que me quedó pendiente es Abu Simbel. No estaba incluida en el paquete y pensaba pagarla al llegar allá y hacerla en una mañana libre que teníamos, pero no había más pasajes para avión para ese día. Me agarré una bronca, porque me habían dicho que junto con las pirámides, Abu Simbel era algo que no te podías perder en Egipto. Voy a ver si en algún viaje próximo a un país cercano puedo meterlo en el recorrido. Es caro, son U$S400 con pasaje ida y vuelta de avión incluido (se puede hacer por tierra también, pero son más de 300kms desde donde estábamos y ahí sí que no me daban los tiempos e iba a terminar perdiéndome la excursión de la tarde). Una pena. Si alguien quiere hacer esta excursión, fíjense si pueden planearla desde acá y asegurarse un pasaje.

Sin Fotos: había tres lugares donde no se permitían las fotos: dentro de las tumbas de los faraones, dentro de las pirámides y dentro del museo. En el museo te permitían sacar fotos sin flash si abonabas U$S10 (además de la entrada), de todos modos te vendían unos dvds con 1500 fotos y documentales.

Entrada a las pirámides: yo era la única dentro de la pirámide pues en mi grupo todos tenían claustrofobia. El guía me parece que asustó a todos, porque dijo que el acceso era difícil, iba en subida, tenías que ir agachado, y blah blah... O sea, es verdad, a esto sumale el calor que hacía y la poca iluminación, pero nada me iba a detener. A ver... no tengo claustrofobia, no me molestan los espacios reducidos, ni cerrados, ni oscuros, y lo más importante... en serio van a viajar a Egipto, un viaje espectacular, carísimo y van a volver sin entrar a las pirámides???? Cuando yo fui estaba abierta la pirámide de Keops, la más grande. La entrada está 200 libras egipcias, o 20 dólares (vale cada centavo). El guía y el resto del grupo esperaron en la combi mientras yo entraba y recuerdo que me preguntó varias veces si estaba segura de lo que iba a hacer. Menos mal que soy una persona que no se asusta muy fácilmente, igual iba a entrar, no me importaba nada. Me dijo que iba a tardar más o menos 20 minutos, pero debo haber tardado 10. Les soy sincera, no es tan espeluznante ni tampoco es largo el recorrido, hay una subida en donde vas agachado por un rampa, luego hay un tramo con una subida donde podés ir parado normalmente, y luego otro tramo para ir agachado. Las subidas cuestan un poquito, pero no es la muerte de nadie. Cuando yo subía iba bajando un muchacho, y pasamos los dos perfectamente por el mismo pasillo, digamos que te tenés que pegar un poquito contra la pared, pero no fue tan complicado. Me habían dicho que si entrabas y te arrepentías en alguna parte del recorrido te jodías ahí mismo porque si tenías más gente atrás ya no podías salir. Mentira. Entiendo que soy una persona joven, delgada, atlética y con muchas ganas de recorrer y conocer todas esas cosas que se van a vivir una vez en la vida, y también entiendo que quizás a una persona mayor o con  dificultades para moverse no le va a resultar tan fácil, pero sinceramente, no era para tanto. No se dejen amedrentar por lo que digan los demás, no se pierdan esta excursión por nada del mundo. Cuando llegué a la recámara principal, sentí como que me faltaba algo, de hecho le pregunté al tipo que estaba cuidando ahí adentro si "eso era todo". Me resultó corto el recorrido, qué sé yo.... serán... dos cuadras hacia adentro de la pirámide? Les dejo un link con unas fotos que encontré de alguien que pasó con una camarita escondida. Como verán, hay pasamanos y la rampa tiene unas tablitas para evitar resbalarse (lo que en mi opinión, hace más difícil la bajada que la subida). La foto 3 de 4 correspondería al tramo donde se puede ir parado caminando.
Consejo: NO SE LO PIERDAN!!!! encima no hay nadie adentro, salvo el chico que me crucé en el camino mientras iba subiendo, estábamos solamente el guardia dentro de la cámara mortuoria y yo. Toda la pirámide para mí, genial!
Las caras de mis compañeros de grupo cuando me vieron salir a los 10 minutos fue mortal: "ya está?", me dijeron. "Sí, era cortito el trayecto, y no era tan difícil". Creo que todavía deben estar dándose la cabeza contra la pared por no haber entrado.

Allí voy!!!!



Excursiones extra: para aquellos mediodías que teníamos libres, nos ofrecieron dos excursiones. Una me encantó! Consistía en un paseo en faluca por el Nilo (el paseo en faluca sí estaba incluido) para llegar a la orilla del Nilo, y bañarnos en sus aguas. Digamos, un ratito de playa a orillas del Nilo. De ahí teníamos un paseo en camello por la costa (más o menos 45 minutos) hasta llegar a un pueblito, entrar a una casa enorme con cocodrilos (embalsamados y algunos vivos), disfrutar de un té, de unas pitadas de narguile, y de un tatuaje de henna. Me gustó mucho la experiencia, especialmente el recorrido que hicimos en el camello. Saben lo que más me gustó? Las personas que guiaban a los camellos, en ningún momento los maltrataron. El niño que acompañaba a mi camello de vez en cuando lo acariciaba bajo el cuello.
La otra excursión consistía en ir al gran Bazar y luego hacer un recorrido por el barrio copto, donde está la iglesia de San Sergio, emplazada sobre la caverna donde vivió Jesús con sus padres cuando tenía 4 años (siglo IV dc). Afortunadamente pudimos entrar (sin fotos, obvio, ojo que hay una cámara vigilando) porque según Yasser, casi siempre está cerrada al público por mantenimiento. También visitamos la iglesia de Santa María, llamada la Iglesia Colgante, y la sinagoga de Ben Ezra, edificada sobre el lugar donde, se dice, fue hallado Moisés de bebé. Como verán, mucha historia.
A la tardecita, nos llevaron a una fábrica de algodón egipcio donde podíamos comprar túnicas, mantas, y otras prendas, y al final pasamos por una casa donde trabajan con papiros, nos enseñaron la técnica y nos invitaron a mirar el showroom que tienen.
Ambas excursiones salían U$S50 cada una. Me pareció un poco caro, pero uds decidirán. De todos modos las disfruté, y de todo aquello que disfruto, no me arrepiento.



A orillas del Nilo, adoro la simetría de la foto



El agua es cristalina y está helada!! (sí, eso negro es la tapita de la lente de mi cámara)

Show de luces y sonido: El show de luces y sonido estuvo bien, pero podría ser mejor. Te dan un aparatito traductor con auriculares, pero prácticamente era lo mismo escucharlo en inglés ya que el volumen de los parlantes estaba tan fuerte que aún con los auriculares puestos ibas escuchando ambos relatos en simultáneo.
Las fotos quedaron lindas, las pirámides y la esfinge iluminadas en rosa, azul, verde... pero con la tecnología que hay hoy en día, pensé que era algo parecido al 3D Mapping Projection (click acá para ver los videos de este tipo de espectáculos, o busquen en YouTube que hay algunos espectaculares,), qué sé yo, podrían haber hecho que las pirámides se levantaran y todo...
No sé cuánto está la entrada porque lo tenía todo incluido en el paquete, pero había gente afuera del predio mirando de lejos, así que estoy casi segura que lo podías ver desde el hotel, por ejemplo.
No hacía frío, de hecho estaba hermosa la noche. En muchos diarios de viaje que leí por ahí ví que mucha gente decía que se había muerto de frío mirando el show, y de hecho leí que te alquilaban mantas para abrigarte. Yo fui en junio y había una brisa agradable de verano.
Acá tampoco había gente, me imagino que tiempo atrás cada una de esas sillas estaría ocupada... una lástima.

Como verán, había tres gatos locos mirando el show, incluidos nosotros.

Esclusa de Esna:   Se construyó a principios del 1900 para salvar un desnivel de 10 metros del Río Nilo. Hay horarios para pasarla, y según Yasser, cuando había mucho turismo, podías estar más de mediodía esperando que los barcos cruceros pasaran hacia el otro lado. Hoy, ese paso lo hace el barco en 10 minutos. Había solo dos cruceros para cruzar, así que pasamos uno detrás del otro rapidísimo, de hecho, el horario pautado era a las 13 hs, y los pasajeros que subieron 13.15hs se lo perdieron.
Sobre el muelle, van a ver vendedores que ofrecen sus productos, y algunos botecitos que van al lado del crucero vendiendo mercadería. Muchos de estos vendedores nos revoleaban túnicas a la cubierta del barco gritándonos el precio, y por supuesto, se lo revoleábamos de vuelta porque no deseábamos comprar. Había hombres parados sobre el puente de la esclusa, en un momento sentí temor de que pudieran saltar al barco. Dejo fotos para que aprecien


                                    
A punto de pasar por la esclusa (ven la gente arriba del puente?)

Vendedores ofreciendo sus productos

El barco pasa justito!

Resumen y balance:

Y para concluir como hago siempre, les hago una lista de lo que llevé y no usé:

 -repelente para mosquitos: no ví ni uno.Un conocido viajó en junio del año pasado y me había dicho que en el show de luces se lo comieron los mosquitos, pero yo no ví ninguno.
-abrigo: llevé a pasear, literalmente una camisa de mangas largas, y una campera liviana tipo rompevientos. Hizo un calor infernal todo el tiempo por lo que mi camperita solo hizo bulto en mi equipaje

Lo que hubiera deseado tener conmigo:

-un par de prendas más decentes: no suelo llevar ropa para salir a cenar o cosas así, llevo solamente ropa para excursiones, más el atuendo cómodo que uso en el avión. En este caso, al ser un crucero de lujo sentí como que me faltaba alguna blusa un poco más formal. En fin, tampoco me quitó el sueño, pero ténganlo en cuenta si son de los que se sienten incómodos cuando todo el mundo alrededor está bien vestido y uds parece que vinieron de cargar bolsas en el puerto.

Lo que me salvó la vida:

-el porta botellas térmico de neoprene, pequeño, como para botellitas de 500ml. Mantuvo mi agua fresca.
-el protector solar. El sol pega fuerte, así que mejor protegerse de daños futuros en la piel.
-barritas de cereal,  galletitas o caramelos, llega un momento que necesitás algo de combustible pero que no sea muy pesado, un snack dulce o salado.